¿Dislalias?

La dislalia es el trastorno en la articulación de los fonemas por alteraciones funcionales de los órganos periféricos del habla (labios, lengua, velo del paladar). Se trata de una incapacidad para pronunciar o formar correctamente ciertos fonemas o grupos de fonemas.

La dislalia puede afectar a cualquier consonante, pero suele darse una mayor incidencia del problema en ciertos sonidos; en unos casos porque requieran mayor agilidad y precisión de movimientos, como sucede con la /r/; en otras ocasiones porque el punto de articulación no es visible y se puede hacer más difícil su imitación, como la /k/, y a veces porque existen sonidos, como la /s/, en los que hay una mayor tendencia a deformar las posiciones articulatorias de la lengua.

Es una de las anomalías del lenguaje que con más frecuencia se presenta en los centros escolares, aunque también es una de las alteraciones del lenguaje  que tiene un mejor pronóstico. En el caso de no recibir un tratamiento precoz adecuado, puede traer consecuencias  negativas, por la influencia que ejerce sobre la personalidad del niño, su capacidad comunicativa y su adaptación social, así como en su rendimiento escolar.

La Dislalia Funcional
Es la alteración de la articulación debido a un mal funcionamiento de los órganos articulatorios. Dentro de ellas distinguimos:

  • Trastornos fonéticos: alteraciones de la producción. La dificultad está centrada básicamente, en el aspecto motriz, articulatorio, es decir, en principio, no hay confusiones de percepción y discriminación auditiva. Son niños con errores estables, que cometen siempre el mismo error cuando emiten el sonido o sonidos problemáticos. La dificultad aparece por igual en repetición que en lenguaje espontáneo.
  • Trastornos fonológicos: la alteración se produce a nivel perceptivo y organizativo, es decir, en los procesos de discriminación auditiva, afectando a los mecanismos de conceptualización de los sonidos y a la relación entre significante y significado. La expresión oral puede llegar a ser, en ocasiones, ininteligible. Por lo general, puede producir bien los sonidos aislados, pero la pronunciación de la palabra suele estar alterada.

Entre las actividades que se realizan en los tratamientos de las dislalias están las praxias bucofonatorias:

Fuente: http://web.educastur.princast.es

Anuncio publicitario

AFASIA

Alteración del lenguaje ocasionada por un daño cerebral.

En la mayoría de los casos se trata de una lesión focal (localizada en un área circunscrita), aunque puede presentarse en pacientes con daño del tejido cerebral difuso.

El lenguaje está localizado en un hemisferio del cerebro, en muchos estudios se ha mostrado que en la mayoría de los individuos el hemisferio izquierdo está más involucrado en el control del lenguaje. Alrededor del 95% de las personas diestras  presentan dominancia lingüística del hemisferio izquierdo. Por el contrario, aproximadamente un tercio de la población zurda o ambiestra tiene dominancia del hemisferio derecho,  y un número considerable utiliza ambos hemisferios cerebrales para producir y procesar el lenguaje. Consecuentemente, la gran mayoría de los pacientes con afasia, tienen lesiones focales en el hemisferio izquierdo. Las personas zurdas, en cambio, pueden tener afasia después de un daño en el hemisferio derecho.

El lenguaje es el medio que nos permite establecer una comunicación, dándonos así la oportunidad de expresar sentimientos, ideas, intenciones y necesidades, al tiempo que es el puente entre el pensamiento y la expresión del mismo.

La afasia es una alteración en la cual pueden afectarse de manera selectiva los diferentes niveles de descripción lingüística: fonético, fonológico, morfológico, sintácico, pragmatico, discursivo y semántico, tanto en la expresión como la comprensión, en las modalidades oral y escrita. Las alteraciones se agrupan de diversas formas, dando lugar a los diferentes tipos de afasia.

«En la afasia se altera la capacidad de tranformar el lenguaje en pensamiento y el pensamiento en lenguaje «, Luria, 1980.