¿Qué es la psicomotricidad?

La psicomotricidad es una disciplina, que partiendo de la globalidad del individuo, tiene como objetivo su desarrollo integral, en los ámbitos clínico y edutivo, a través de la vivencia del propio cuerpo y de la relación consigo mismo, con los objetos y con los demás.

 

¿Cuáles son los contenidos psicomotrices?

  • esquema corporal
  • coordinación
  • tono y control postural
  • equilibrio
  • lateralidad
  • orientación espacio-temporal
  • respiración- relajación
  • relación con los otros y los objetos
  • expresión y comunicación

Los ámbitos de intervención…

  1. Educación psicomotriz: de 0 a 8/9 años
  2. Reeducación psicomotriz: niños y adolescentes con algún trastorno psicomotor
  3. Terapia psicomotriz: niños y adultos
  4. Práctica psicomotriz en la 3ª edad

Importancia del Esquema corporal

Es la organización de todas las sensaciones relativas al propio cuerpo (táctiles, visuales y propioceptivas), en relación con el mundo exterior. Consiste en una representación mental del propio cuerpo , de sus segmentos, límites y posibilidades de acción. El esquema corporal evoluciona desde el nacimiento y está condicionado por la maduración del sistema nervioso y la relación con el medio.

Está muy ligado al concepto de imagen corporal.

Beneficios de la psicomotricidad en los niños

A nivel motor

  • Facilita la adquisición del esquema corporal, permite que el niño tome conciencia y percepción de su propio cuerpo.
  • Favorece el control del cuerpo,  el niño aprende a dominar y adaptar su movimiento corporal.
  • Ayuda a afirmar su lateralidad, control postural, equilibrio, coordinación, ubicación en tiempo y espacio.

A nivel cognitivo

  • Estimula la percepción y discriminación de las cualidades de los objetos así como la exploración de los diferentes usos que se les puede dar.
  • Crea hábitos que facilitan el aprendizaje, mejora la memoria, la atención y concentración, así como la creatividad del niño.
  • Introduce nociones espaciales como arriba-abajo, a un lado-al otro lado, delante-detrás, cerca-lejos y otros más, a partir de su propio cuerpo.
  • Refuerza nociones básicas de color, tamaño, forma y cantidad a través de la experiencia directa con los elementos del entorno.

A nivel socio-afectivo

  • Sirve como un canalizador, ya que el niño puede descargar su impulsividad sin culpabilidad. Esta descarga será determinante para su equilibrio afectivo.
  • Se integra a nivel social con sus compañeros, propicia el juego grupal.
  • Ayuda a enfrentar ciertos temores, el niño fortalece no solo su cuerpo sino también su personalidad superando así ciertos miedos que antes lo acompañaban.
  • Reafirma su autoconcepto y autoestima, al sentirse más seguro emocionalmente, como consecuencia de conocer sus propios límites y capacidades.

Fuete: http://www.psicomotricidadinfantil.com

Anuncio publicitario

¿Terapia miofuncional?

«Terapia»- curación; «mio»- músculo

El conjunto de procedimientos y técnicas utilizados para la corrección del desequilibrio muscular orofacial, la creación de nuevos patrones musculares en la deglución, la creación de patrones adecuados para la articulación de la palabra, la reducción de hábitos nocivos y el mejoramiento de la estética del paciente» .Meyer,L.A. (2004) .

Su objetivo es: prevenir, valorar, diagnosticar y corregir las disfunciones orofaciales que pueden interferir tanto en la producción del habla como sobre la estructura de los dientes y las relaciones maxilares.

La reeducación se basa en una ejercitación específica, mediante praxias, masajes, estimulación mecánica, etc, para lograr un equilibrio muscular orofacial que permita realizar patrones neuromotores de comportamiento del sistema orofacial adecuados.

En la mayoría de las ocasiones, se asocia la terapia miofuncional orofacial al tratamiento de la deglución , aunque también se aplica en alteraciones relacionadas con la respiración y la masticación  que pueden tener consecuencias sobre las estructuras dentarias. Además de estos campos de intervención (respiración, masticación y deglución) y de los trastornos a ellos asociados, interviene en:

  • Alteraciones relacionadas con la ortodoncia
  • Malformaciones faciales y craneofaciales, como las fisuras labiopalatinas
  • Discapacidades cognitivas, como el Síndrome de Down
  • Parálisis cerebral
  • Accidentes cerebro-vasculares o traumatismos craneofaciales
  • Trastornos degenerativos relacionados con disfunciones orofaciales relacionadas con la respiración, masticación y deglución